inicio > Exposiciones > Población

Ver vista 360

Población

Desde que nacemos hasta que morimos atravesamos por diferentes etapas y desempeñamos distintos roles que son consecuencia de la edad, las experiencias interpersonales y de los sucesos de la vida. Durante el curso de vida, habrá que tomar distintas decisiones y toda decisión que tomamos afectará en mayor o menor medida nuestro futuro e impacta en la sociedad en que nos encontramos.
En esta exposición se presentan los elementos que permiten explicar la relación que existe entre las decisiones que tomamos en el curso de vida y los procesos demográficos del país.

Ideas centrales: demografía, fecundidad, migración, mortalidad, población, toma de decisión, transición demográfica.

La sala cuenta con las siguientes secciones.

En el inicio
Al momento de nacer contribuimos a que la población local y mundial crezca, lo que da cuenta de la influencia que ejercemos sobre la sociedad. De igual manera, la sociedad también influye en nuestro curso de vida, por ejemplo dependiendo del año y las condiciones de vida del lugar donde nacemos y de las condiciones generales de vida de la población, dependerá el número de años que en promedio podremos llegar a vivir, es decir, tendremos una mayor o menor esperanza de vida.

Cambios riesgos y búsqueda de identidad
Llegada la adolescencia los cambios en el curso de vida se hacen muy evidentes. En esta etapa somos capaces de adquirir nuevas responsabilidades y empezar a buscar la independencia. Cada decisión tomada marca el proyecto de vida que estamos forjando. Decisiones como utilizar un método anticonceptivo para prevenir un embarazo no planeado y utilizar condón para disminuir el riesgo de adquirir una infección de transmisión sexual, son ejemplo de las acciones que hay que llevar a cabo durante la adolescencia.

Decisiones importantes
En la juventud muy probablemente se enfrentan decisiones como las de vivir en pareja, tener o no tener hijos y planear cuándo tenerlos, encontrar el primer trabajo, salir de casa de los padres, seguir estudiando, etcétera. Aunque parecieran no estar relacionadas, todas la suma de todas nuestras decisiones contribuye a determinar la calidad de vida a la que podemos aspirar y repercute en el tamaño de la población, en el desarrollo económico, político, cultural y social del país.

Dónde vivir
Otro elemento que se establece en el plan de vida está relacionado con la elección de dónde vivir, esta decisión tiene efectos más allá de los personales y se vincula al fenómeno de migración, es decir, el desplazamiento de personas de su lugar de residencia habitual a otro territorio. Los mapas de migración reflejan cómo se distribuyen las personas dentro del territorio de un país y cómo aumenta o disminuye la población de ciudades o pueblos. Esta movilidad generalmente está influida por factores personales, familiares, económicos, sociales y ambientales tanto del lugar donde se vive, como de aquel al que se quiere ir.

En el mundo se repiten las historias
A nivel internacional el fenómeno de migración también se repite, las personas se desplazan a otro país para buscar nuevos lugares de residencia. Cuando la gente sale de su lugar habitual de residencia, para vivir en otro lugar se llama emigrante. Las personas que llegan a vivir a otro lugar, que no es el de su residencia habitual, se les llama inmigrantes. La migración es considerada uno de los fenómenos demográficos que más influye en el crecimiento o decrecimiento de las poblaciones y que también interviene en los aspectos sociales, económicos, culturales, religiosos en los diferentes países, regiones y continentes.

La vida laboral
Dependiendo de las características de cada país, región y estado ciertas carreras u oficios tienen una mayor oferta de trabajo que otras. Lo ideal es escoger las áreas de conocimiento y carreras que mayor oferta laboral tienen en el sitio en donde hayamos seleccionado tener nuestra residencia. Las decisiones en torno al ámbito profesional y laboral dan cuenta del perfil de la población económicamente activa a nivel macrosocial.

Hacia el final

Planear un proyecto de vida nos ayuda a reflexionar sobre cómo queremos vivir cuando lleguemos a la etapa de adulto mayor. Muchas elecciones que tomemos manifestarán sus consecuencias hacia este momento: la estabilidad económica, el cuidado de la salud, el desarrollo personal y social que se procuró en el curso de vida, permitirá disminuir la aparición de enfermedades, la independencia financiera, la seguridad social, entre otras cosas. Se calcula que en el año 2050 casi uno de cada cuatro personas tendrá más de 64 años. Debemos prepararnos como individuos y como país para enfrentar los retos que esto implica.

Ubicación:
segundo nivel, edificio c