inicio > Exposiciones > Evolución, vida y tiempo

Ver vista 360

Evolución, vida y tiempo

¿Dónde surgieron los seres vivos? ¿Por qué hay formas de vida tan distintas?  ¿Por qué hay especies que siguen vivas después de millones de años y otras que ya se extinguieron? Éstas son algunas de las preguntas que un naturalista inglés llamado Charles Darwin se planteó en el siglo XIX y, al tratar de responderlas, fue que desarrolló la Teoría de la Evolución, la explicación científica que describe por qué los seres vivos se transforman generación tras generación, cómo cambian y cómo se adaptan al ambiente.

Ideas centrales: adaptación, ancestro común, biodiversidad, especiación, extinción, fósil, mutación, selección natural, supervivencia, variabilidad.

La sala cuenta con las siguientes secciones.

Antecedentes a la teoría de la evolución

Hasta mediados del siglo XIX se creía que el mundo y todo lo que en él se encuentra había sido creado por un dios y que los seres vivos habían sido diseñados perfectamente para adaptarse a su ambiente. Charles Darwin fue uno de los pocos que se atrevió a contradecir esta creencia y se dedicó a buscar evidencias de que las especies cambian con el tiempo.

Darwin y las evidencias
Entre 1832 y 1836, Darwin recorrió el mundo a bordo de un barco llamado HMS Beagle. Durante este tiempo se encontró con fenómenos geológicos que nunca había visto y logró recolectar cientos de especímenes de plantas y animales. Después de estudiarlos, se dio cuenta de que todos los seres, vivos y extintos, estamos relacionados y que somos el resultado de un proceso que ha tenido lugar durante millones de años y que sigue ocurriendo: la evolución.

La construcción de una idea genial
Después de más de 20 años de analizar las muestras que colectó durante su viaje, Darwin se dio cuenta de que todos los individuos de una especie tienen características que los hacen parecerse a los otros miembros de su especie; pero también poseen detalles que los hacen diferentes. Entre las cosas que descubrió se encuentran los tres componentes de la evolución por selección natural: la variación, la herencia y la lucha por la existencia.

Adaptación y diversidad
La adaptación y la diversidad de las especies son posibles gracias a la variación.
Los individuos con más posibilidades de sobrevivir y reproducirse son aquellos cuyas diferencias los ponen en ventaja sobre los otros miembros de su especie. Las poblaciones se modifican porque estas variaciones son heredadas de generación en generación, dando así origen a nuevas especies.

La evolución en acción
La evolución es un hecho irrefutable, pero aún no se sabe muy bien cómo ocurre, es decir, no se sabe si la formación de nuevas especies sucede de forma lenta y gradual o en saltos bruscos. Hoy sabemos que la evolución es un proceso continuo de adaptación a ambientes cambiantes, no un progreso hacia la perfección.

Evolución y evidencias faltantes
Cuando Darwin propuso en 1859 su teoría de la evolución por selección natural, aún le faltaban tres elementos para completar su propuesta: no se sabía la edad exacta de la Tierra, no se conocía el mecanismo de la herencia genética y no se sabía por qué había animales tan parecidos en lugares tan lejanos. Cuando las respuestas a estas preguntas llegaron, la teoría darwiniana se fortaleció aún más.

Evolución humana
Durante la historia de la humanidad han existido varias especies de homínidos, de las cuales la única que no se ha extinguido es la nuestra. Es un hecho que seguimos evolucionando, así que no podemos decir que representamos el fin de la evolución de los homínidos.

Los debates de la evolución

Todas las formas de vida que existen en la Tierra estamos emparentadas tal como nosotros lo estamos con nuestros familiares. Así como podemos identificar la rama que ocupamos en nuestro árbol genealógico, podemos identificar la que ocupamos como especie en el inmenso árbol de los seres vivos.

Ubicación:
segundo nivel, edificio b