inicio > Exposiciones > El cerebro

Ver vista 360

El cerebro, nuestro puente con el mundo

El cerebro es el director de orquesta de nuestra vida. Este órgano nos permite sentir, pensar, imaginar, movernos, aprender, hablar y mucho más.
En esta sala podemos entrar en contacto con el complejo y maravilloso campo de las neurociencias. Se explica con gran detalle cómo está conformado el sistema nervioso, así como los procesos que se generan para dar respuesta a todos los estímulos que nos rodean.

Ideas centrales: adicciones, aprendizaje, emociones, lenguaje, memoria, neuronas, pensamiento, sentidos, sistema nervioso, sinapsis.

La sala cuenta con las siguientes secciones.

Organización y estructura del sistema nervioso
Esta sección se explica que el sistema nervioso está constituido por un sistema nervioso central conformado por el cerebro, el cerebelo, el tallo y la médula espinal, y un sistema nervioso periférico conformado por los nervios, los ganglios nerviosos y la red neuronal intestinal.
Todas las estructuras del sistema nervioso regulan muchas funciones diferentes gracias a miles de millones de células que se conectan entre sí formando circuitos que tienen la propiedad de trasmitir información por medio de señales eléctricas y químicas.

El lenguaje del cerebro
Para realizar cualquier acción, desde un simple movimiento muscular hasta la tarea intelectual más complicada, es fundamental que las neuronas se comuniquen eficientemente. Esta comunicación consiste en que las neuronas generen pulsos eléctricos que trasmiten información a través de las dendritas de una neurona hasta los axones de otra.

La evolución del sistema nervioso
La diversidad de organismos vivos cuenta con un sistema nervioso que se va diferenciando conforme avanza la escala evolutiva. El sistema nervioso humano se distingue por su gran expansión de la corteza cerebral, particularmente en las zonas asociadas al lenguaje y con ciertas propiedades de la conciencia superior.

El cerebro y sus sentidos
La interacción con el ambiente es posible porque todos los animales contamos con sistemas sensoriales que perciben nuestro entorno. Esos sistemas están formados por circuitos neuronales que detectan y trasmiten las sensaciones a la corteza cerebral. Ahí existen otros circuitos neuronales que interpretan y analizan la información sensorial, responden en consecuencia con los datos obtenidos y planean las acciones que necesitamos realizar.

Plasticidad neuronal, aprendizaje y memoria
El cerebro puede modificar su funcionamiento cuando hay alteraciones en el medio exterior. A esta capacidad de cambio y adaptación del cerebro se le llama plasticidad cerebral. Gracias a ésta, el individuo puede aprender y adaptarse a las exigencias de entornos que cambian de forma constante.
El aprendizaje y la memoria son expresiones de la poderosa capacidad plástica de nuestro cerebro.

Ritmos biológicos
Aunque pensamos que dormir y despertar son consecuencia de nuestros hábitos, la verdad es que son el resultado de relojes biológicos internos que determinan no sólo el horario y duración del sueño, sino de la mayoría de las funciones del cuerpo que varían en forma regular.
Todos los seres vivos tenemos un reloj interno que nos ayuda a regular los tiempos en que hacemos actividades como comer, dormir, reproducirnos e incluso convivir con otros animales.

Cerebro y pensamiento
Otra de las funciones que distinguen al cerebro humano es su capacidad mental para ordenar, dar sentido e interpretar la información disponible en el cerebro. El pensamiento nos permite combinar la información de lo que percibimos, memorizamos y razonamos para formar nuevos conceptos o tomar decisiones ante un problema.
Utilizamos el pensamiento para resolver situaciones explorando mentalmente varias soluciones, para comprender el lenguaje hablado o escrito y para producir nuevas ideas que podemos comunicar a otras personas.

Las emociones y el cerebro
Cada persona experimenta una emoción en forma particular, dependiendo de sus experiencias anteriores, del aprendizaje, del carácter y de la situación concreta. Sin embargo las emociones cambian nuestro funcionamiento interno de forma muy precisa: las glándulas comienzan a producir sustancias, la respiración se acelera o detiene momentáneamente, y puede cambiar la tensión de nuestros músculos y nuestra postura. Tenemos poco control sobre nuestras reacciones fisiológicas ante una emoción; por eso no podemos evitar ponernos rojos ante el ser amado, o evitar que el corazón se acelere cuando sentimos el peligro.

Cuando el cerebro se enferma
El cerebro, así como el sistema nervioso en su conjunto, está en riesgo constante de disminuir sus funciones debido a la edad, las enfermedades o el abuso de sustancias dañinas. Aunque el tejido cerebral trata de reparar el daño, esto no siempre es posible.

Conocer cómo funciona el cerebro nos permite entender las enfermedades que afectan al sistema nervioso, tanto psiquiátricas como neurológicas, y encontrar tratamientos más eficientes y seguros.
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player