inicio > Exposiciones > Conciencia de nuestra ciudad

Ver vista 360

Conciencia de nuestra ciudad

La Ciudad de México se ha transformado enormemente desde el siglo XVI hasta nuestros días. Un evento que particularmente contribuyó a esta transformación fue el terremoto ocurrido el 19 de septiembre de 1985. Para reconocer la trascendencia de este suceso y crearnos una conciencia de prevención de riesgos es importante conocer qué son los sismos, por qué tiembla tan frecuentemente en México y qué hacer en caso de un terremoto, entre muchos otros temas relacionados.

Ideas centrales: cuidad, desecación de los lagos, historia, prevención de riesgos, protección civil, sismos.

La sala cuenta con las siguientes secciones.

Historia de la Ciudad de México
En el año 1325, los aztecas fundaron su ciudad en la isla de Tenochtitlán. Este sitio pronto se convirtió en la capital del Imperio Azteca y en el centro político, religioso y económico de toda Mesoamérica. Después de la llegada de los españoles, comenzó un proceso de urbanización que fue dándole forma a la ciudad. Sin embargo, el relleno de los canales por donde circulaban las  chinampas, la desecación de los lagos y la tala de los bosques hicieron de la ciudad un lugar vulnerable a ciertos fenómenos meteorológicos.  

Geografía de la Ciudad de México
El Valle de México se encuentra en una cuenca formada por una sucesión de sierras volcánicas de más de 3500 metros de altura. Hace mil años, en la parte más baja de la cuenca los lagos Zumpango, Xaltocan, Texcoco, Xochimilco y Chalco formaban un enorme depósito de agua conocido como el Lago de Texcoco. En los últimos 400 años, los lagos se desecaron para construir la infraestructura que una ciudad requiere: la Ciudad de México se encuentra en donde antes había más de 1500 km2 de lagos.

Sismos en la Ciudad de México
La corteza terrestre es como un enorme rompecabezas de placas tectónicas. Cuando dos placas tectónicas están en contacto, se almacena energía debido a la fricción. Al romperse el contacto, la energía acumulada se libera en forma de energía sísmica que se propaga por el interior de la Tierra en forma de ondas. Esta energía sísmica es lo que sentimos cuando ocurre un temblor. El terreno fangoso sobre el que se construyó la Ciudad de México favorece la propagación de las ondas sísmicas y es por ello que los sismos se sienten con más intensidad.

Sismo de 1985

El sismo ocurrido el 19 de septiembre de 1985 en la Ciudad de México tuvo una intensidad de 8.1 grados en la escala Richter, una fuerza similar a la de mil bombas atómicas. Al día siguiente de este fenómeno tuvo una réplica de 7.5 grados. Estos dos sismos fueron suficientes para provocar una tragedia jamás vista en la Ciudad de México. La zona más afectada por los sismos fue la Delegación Cuauhtémoc. El tipo de terreno, errores de construcción, la falta de mantenimiento y el inadecuado uso de inmuebles son factores que mucho contribuyeron a la catástrofe.

Ubicación:
segundo nivel, edificio b